P. José Luis Díez Gabela OSA

Noticias
Typography

La familia agustiniana celebra la fiesta de nuestro santo patrón el 28 de agosto.  Precisamente ese mismo día en el pueblo de Villasimpliz, Provincia de León, España nació el niño José Luis Díez Gabela en el 1947.  Trajo la alegría a sus padres Don Valentín Díez y Doña Ofelia Gabela.  Como buena familia cristiana llevaron al niño a la Parroquia San Martín en León para que recibiera las aguas bautismales.

En el año 1953 comienza sus primeros grados primarios en la Escuela Nacional de Santa Lucía. Pero cumplidos los 12 años continúa sus estudios como aspirante, pero esta vez en Mayorga de Campos (Valladolid) en nuestra casa de formación.  Con su temprana edad piensa en ser agustino.  Continúa su formación en Guernica (Vizcaya).  En el 1963 estudia la filosofía en Boñar (León) hasta el 1966.  En ese año comienza en Calahorra (La Rioja) ese tiempo tan especial que es el Noviciado para experimentar la espiritualidad agustiniana y al concluir ese año y un día emite sus primeros votos, la Profesión Simple el día de Santa Mónica: 27 de agosto en tan ilustre ciudad.

Así inicia el estudio de la Teología, del 1967 al 1971, en el Estudio Teológico Agustiniano en la Ciudad de Valladolid, obteniendo el título de Bachiller en Teología, de la Universidad Pontificia de Comillas  en el 1971.  En la Fiesta de Santo Tomás de Villanueva, Patrono de la Provincia de Castilla, en donde Profesó los Votos  Solemnes en León-Armunia el 4 de octubre de 1970.

Mons. Félix Romero y Mons. Goldáraz en el 1971 en Valladolid le dieron las Ordenes Menores.  Luego en Zaragoza el 5 de abril de 1972 Mons. Ángel Rodríguez Gamoneda le ordena Diácono.  Pero fue en León, Armunia que fue ordenado presbítero el 21 de mayo de 1972.

Ese joven después de emitir para toda la vida sus votos de pobreza, obediencia y castidad, con toda su ilusión, fue destinado al Colegio Buen Consejo en León desde el 1971 al 1974.  Con esa experiencia  los Superiores le piden que cruce el charco para venir para América. Esa América que sólo conocía por libros.  Y al llegar, ¿a dónde lo asignaron los Superiores de las Antillas?  ¿Por donde fue que comenzó su apostolado en América?  POR AGUADA FUE.  Del 1974 al 1978 le asignaron actividades pastorales en la Parroquia San Francisco de Asís.  Ya con esa experiencia y habiendo mostrado gran interés en su apostolado es enviado a Medellín, Colombia a  realizar estudios y participar de un Curso de Pastoral del CELAM.  

Después de esa experiencia, retomó su apostolado del 1980 al 1981 como Coadjutor en esta Parroquia que tanto amó.   Pero al año, del 1981 al 1989 fue nombrado Párroco de San Francisco de Asís.  Ahora caía bajo su  espalda, junto a los hermanos de comunidad, la atención de esta Iglesia que peregrina en estas tierras bañadas por las aguas que trajeron al Almirante a Puerto Rico.  Con su gran capacidad organizativa tenía toda la pastoral que corría engrasada por la fuerza del Espíritu Santo.  Sin embargo, como los dones hay que compartirlos, esta vez los Superiores le piden que vaya a la Ciudad de Las Lomas como Párroco de Santa Rosa de Lima.  Además, como Prior de la Comunidad.  Cuando más contentos estaban los fieles de Santa Rosa, el voto de obediencia lo arrancó de su labor en esa Ciudad de Ciudades y una vez más le devuelve a esta tierra bendita, por la bendición de Dios, la Borinquen chiquita, tierra de paz y de amor.  Esta vez como Prior de la Comunidad Religiosa y Párroco de San Francisco de Asís del 1989 al 1997.  Como nuestras leyes no permiten ser Superior de una Comunidad por más de ocho años, no puede seguir con dicho cargo, pero eso no afecta que en la labor pastoral continúe como Párroco desarrollando las actividades pastorales. Al transcurrir un gobierno de cuatro años, volvió a ser el responsable de la comunidad religiosa y continuó siendo Párroco.  

A través de todo este tiempo que ha servido a la Iglesia en el área oeste de Puerto Rico también desempeñó otros servicios.  Fue miembro de la Comisión de Formación, que vela por los jóvenes que desean ser agustinos.  También a nivel de nuestra Diócesis fue Decano de Aguadilla, y recientemente nuestro Pastor le había solicitado que volviera a servir en la coordinación de las Parroquias que conformamos este Decanato.  En el 2010 fue Consultor diocesano, pero que decir si a él se le debe el Centro de Espiritualidad.  Una obra de todo el pueblo y se dejó ayudar por un Comité, pero mantuvo la batuta aunque quisieran tocar con otro tono les mantenía en tiempo.  Fue un vigía de la evangelización y catequesis, pero sobre todo fue una persona cercana.

En el 2013, deja de ser Prior de la Comunidad, pero continuó sirviendo como Vicario Cooperador junto a los hermanos que servimos aquí.

Ha celebrado su Pascua, ha ido a morar con el Señor, naciendo para la vida eterna el 19 de diciembre de 2016.  Su vida ha sido un testimonio de entrega y donación.  Con ideas claras, sólo las cambiaba no porque le pidieran que lo hiciera, sólo si le presentaban argumentos sólidos.  Como Pastor obró según su conciencia.  ¿Se equivocó alguna vez?  Probablemente muchas, pero no porque otros le indicaran lo contrario, pues siguió siempre su razonamiento y no podía ir en contra de ellos.

Durante todo el día se mostró contento y animado.  Desarrolló su labor como de costumbre y ya se había retirado a su habitación.  Faltando unos minutos para las ocho de la noche va a la habitación del Prior para indicarle que se sentía mal por lo que el P. Isaías Revilla, OSA después de comunicarse con el Dr. Alberto Ramos le lleva de inmediato al hospital, pero antes de las ocho y treinta exhaló su último aliento.

Aguada llora a un hijo, sin tal título, en donde  el Honorable Alcalde ha decretado tres días de luto.  El hueco que queda debe ser llenado por un hijo que haya nacido en estas tierras.  La ausencia de este hermano nuestro es una invitación para los jóvenes para seguir sus pasos como Agustino.  Nuestro hermano recibe ahora el premio por su mucho amor de manos del Buen Pastor.  A los 49 años de vida religiosa en la familia agustiniana y 69 de edad ha celebrado su Pascua.  Descanse en paz.