Diócesis de Mayagüez peregrina en la Ruta de la Misericordia

Noticias
Typography

Continuando con las celebraciones pautadas en la agenda del Año Jubilar de la Misericordia la Diócesis de Mayagüez celebró de manera muy especial la Ruta de la Misericordia. En la misma se visitaron en un mismo día tres Puertas Santas en santuarios localizados a través de toda la Diócesis teniendo como evento especial la entronización de dos reliquias de Santa Faustina Kowalska, la Apóstol de la Divina Misericordia.

Fieles católicos de la Diócesis de Mayagüez fueron parte el lunes 5 de septiembre de 2016 de un evento sin precedentes. Los hermanos provenientes de la mayoría de  los pueblos que componen la diócesis, representando sus 30 parroquias, tuvieron la oportunidad de peregrinar y participar de las celebraciones de la muy bien denominada Ruta de la Misericordia. ¿De qué estamos hablando? Nos referimos a un magno recorrido realizado durante todo el día en el que se visitaron tres lugares santos que poseen, por designación del Obispo S.E.R. Monseñor Álvaro Corrada Del Río, Puertas de la Misericordia por las que los fieles pasan con el propósito de ganar indulgencias. Los asistentes tuvieron la dicha de presenciar la entronización permanente de dos reliquias pertenecientes a Santa Faustina Kowalska, religiosa polaca a la quien Nuestro Señor Jesucristo le reveló las enseñanzas de Su Misericordia y le encomendó darlas a conocer al mundo. Junto a la ya entronizada en la Iglesia San Juan Bautista de Maricao el pasado 29 de agosto, son tres reliquias de la santa que estarán permanentemente en la diócesis. Los lugares a visitar: la Basílica Menor Nuestra Señora de La Monserrate en Hormigueros, el Santuario Schoenstatt en Cabo Rojo y el Santuario de los Protomártires de la Inmaculada Concepción del Barrio Espinar de Aguada.

A las 9:00 AM comenzó la jornada con el rezo del Santo Rosario en la Basílica La Monserrate. Cinco sacerdotes diocesanos, Monseñor Ramón Albino, Padre Edgardo Acosta, Padre Orlando Rosas, Padre Edgar Carlo y Padre Gerardo Caraballo rezaron el rosario junto a los cientos de fieles aglomerados en la Basílica para luego dar paso al mensaje y meditación de Padre José Gustavo Torres. El mismo estuvo centrado en los aspectos primordiales que debemos poseer para ser misericordiosos como el Padre y cómo nuestras obras dictan la manera en que ejercemos la conducta misericordiosa. Al finalizar Padre José Gustavo los fieles con regocijo recibieron la bendición con la reliquia de Santa Faustina en manos de Monseñor Gonzalo Díaz, rector de la Basílica y de los demás sacerdotes. Luego de entronizada debidamente continuó la peregrinación a la segunda parada, el Santuario de Schoenstatt en Cabo Rojo.

La cita en Cabo Rojo estaba pautada para las 11:30 AM. Allí se celebró la Santa Misa. A la hora indicada comenzó la misma celebrada por Monseñor Ramón Albino, Vicario de Pastoral de la Diócesis y concelebrada por los padres Edgardo Acosta, Orlando Rosas, Edgar Carlo, Ángel Luis Ríos, José Gustavo Torres, Gerardo Caraballo, Marcelino Arocho, Urian Pérez y asistiendo el Diácono Gilberto Martínez. El Padre Ángel Luis ofreció una magistral homilía en la que recalcó la importancia de cultivar los valores de la misericordia del Padre. Haciendo uso de su peculiar estilo y comparando alegóricamente ese cultivo a las tareas del campo mantuvo el entusiasmo y sacó sonrisas a más de un peregrino. Terminada la Santa Misa y ante la reliquia de Santa Faustina luego de ser bendecidos se continuó la ruta hacia la tercera y última parada, el Santuario de los Protomártires de la Inmaculada Concepción del Barrio Espinar de Aguada.

Llegadas las 3:00 PM todo estaba listo para concluir un día hermoso y lleno de bendición. Los frailes capuchinos del santuario aguadeño bajo la dirección de su párroco Fray Luis Francisco González se convirtieron en anfitriones de la multitud peregrina. Allí en un santuario igual de concurrido que los dos anteriores se contempló la Hora de la Misericordia cantando la Coronilla ante Jesús Sacramentado expuesto. Luego de esto Monseñor Albino regaló una contemplación sobre la misericordia, la cual estamos seguros que caló hondo en los corazones de los presentes y les bendijo con el Santísimo. Finalmente se hizo entrega de la reliquia de Santa Faustina a Fray Luis para ser entronizada permanentemente en el lugar santo. Definitivamente un día memorable para Nuestra fe recordando siempre ser misericordiosos como el Padre.